martes, 10 de enero de 2012

Quatre-vingts

Además de plantear una pregunta muy interesante sobre los números en francés, Guillermo me pasó una página excelente para los amantes de la lengua francesa: Merci professeur !
Lo primero que hice entonces fue buscar si este buen profesor había tratado el tema de los números. Encontré en primer lugar un video sobre quatre-vingts. ¡Les propongo que primero lo vean!
Tengo que confesar desde ahora que me encuentro en las antípodas de este buen profesor. Y explico por qué. El profesor afirma: "Une fois de plus, la littérature aide au progrès du français."
Sencillamente, desde mi punto de vista, la frase no tiene ningún sentido. ¿Qué significa el "progreso" en un idioma? ¿Cuándo progresa un idioma? Sólo para aquél que piense que hay idiomas mejores o peores, ricos o pobres, se puede hablar de progreso. Para los que no pensamos así, no hay ningún progreso, sólo evolución. Y evolución significa simplemente cambio, no para mejor, sino simplemente cambio a algo distinto. Pero además, si hay algo que ha decididamente trabado los cambios, si hay algo que ha decididamente fomentado el statu quo, ha sido la literatura. Los idiomas evolucionan, por sobre todas las cosas, gracias a la lengua hablada.
El campo semántico utilizado por este buen profesor destila juicios de valor sobre la lengua: peyorativos para el uso francés (médiéval, défaut, lourd, malcommode, ambigu); laudatorios para el uso suizo o belga (naturel, cohérent, adoptons-le!).
Nada de esto tiene mucho sentido. Es como querer convencer a los chinos de que es más fácil comer el arroz con tenedor. ¡Primero habría que preguntarse si a los chinos les resulta dificil comer con palillos! Pero además, las propustas del buen profesor son decididamente ridículas: propone dejar de decir quatre-vingt-treize porque "neuf-trois est plus commode". No me imagino a nadie que desee eliminar noventa y tres del español para reemplazarlo por el ¡nueve-tres!
Poco convencido con sus argumentos, me decidí a mirar otro de sus videos: septante ou soixante-dix? Mírenlo antes de seguir. Yo no encontré nada nuevo. Prácticamente una repetición del anterior. Hasta con las mismas palabras y los mismos ejemplos. Aquí se detiene nuevamente en la supuesta ambigüedad, como si fuese un argumento de peso: decir "soixante-quinze" llevaría a error porque al escuchar "soixante-..." uno escribiría "6-" y luego al escuchar "...-quinze" tendría que borrarlo para escribir "75". Argumento tan absurdo como suponer que si dicto "dos mil doscientos" en español, uno escribiría "2000" al escuchar "dos mil" para luego borrarlo y escribir "2002" al escuchar "dos" para luego borrarlo y escribir "2200" al escuchar "cientos".
Decidí darle una tercera oprtunidad a este buen profesor y me vi el video vingt et un, quatre-vingt-un. (¡Veanlo!) Aquí el buen hombre (ya no me atrevo a llamarlo profesor) derrapa de una manera estrepitosa al afirmar: "L'incohérence est maximale, si j'ose dire, entre d'une part vingt et un et son multiple quatre-vingt-un." ¡¡Increíble escuchar que 81 es múltiplo de 21!! Pero esto ni siquiera es lo peor. Podemos suponer que no entiende demasiado de matemáticas. Pero afirmar que es incoherente que se diga "vingt et un" y no se diga "quatre-vingt et un" es no entender nada de nada. En quatre-vingt-un tenemos a quatre multiplicando vingt a lo que luego se le agrega un (cuatro veces veinte más uno). Si se escribiese quatre-vingt et un tendríamos a quatre multiplicando vingt et un (cuatro veces veintiuno) ¡¡lo que ya no sería 80 sino 84!!
Salvo estos videos dedicados a los números y a su postura de juez sobre la lengua, creo que los videos que propone son sumamente interesantes... ne serait-ce que pour les réfuter!

No hay comentarios: